Blog
11/09/2018 Comunicación 360, Emprender

Las 5 preguntas que todo emprendedor debería plantearse a diario

Preguntas emprendedor

Hace algunas semanas leí un artículo en la revista americana Entrepreneur sobre las dificultades a las que los emprendedores se enfrentan todos los días. En ella se hablaba de que todo emprendedor hace frente, casi a diario, a una gran cantidad de cuestiones vitales para su negocio y se ofrecían algunas claves que podrían servir para una adecuada toma de decisiones.  Para mí el mes de septiembre siempre ha supuesto un tiempo de análisis y de establecer objetivos para el nuevo curso, así que qué mejor momento para hablar del tema y tratar de aportar mi visión al respecto.

Según el experto que firmaba dicho artículo es necesario establecer un marco de preguntas que formularse habitualmente para dar así con algunos marcadores que te guiarán en las situaciones más complicadas y te ayudarán a tomar decisiones adecuadas al disponer de una comprensión más profunda de tus motivaciones y sentimientos sobre el negocio.

1.¿Por qué estoy haciendo esto?

Esta es una pregunta de gran importancia que te obliga a examinar tus deseos e impulsos y te ayuda a valorar el cambio de esas motivaciones a lo largo del tiempo. Plantearte esta cuestión te obliga a analizar la situación desde una perspectiva diferente y hacértela de manera continuada reafirma tus ambiciones y las razones de por qué dedicas tu tiempo a este negocio. Si al cuestionártelo por primera vez no encuentras respuesta, no te agobies; muchos dirán que tienes un problema pero yo creo que es mejor seguir haciéndote la pregunta un tiempo más antes de alarmarte.

Plantearte “¿por qué estoy haciendo esto?” abre la puerta a muchas otras interrogantes que también te ayudarán a comprender mejor tus estímulos y deseos: ¿Cuál es el motivo para lanzar mi negocio? ¿Por qué me apasiona hacer esto? ¿Soy la persona adecuada para dirigir este negocio? Desde luego, en mi caso, las respuestas han ido cambiando a lo largo del tiempo. Al principio puede parecer difícil precisar el “por qué” tras tus motivaciones pero, cuando realmente piensas en ello y profundizas en todas estas preguntas, probablemente haya una respuesta simple. Solo asegúrate de ser sincero contigo mismo.

Y es entonces cuando, según los expertos, llega el momento de preguntarse lo que uno espera lograr con ese negocio. ¿Se trata de alcanzar un cierto nivel de riqueza? ¿Quieres ser el mejor en tu mercado? ¿Se trata de ganar respeto? ¿Deseas ser el líder del sector o simplemente quieres ganarte la vida haciendo algo que amas? Empezar el día haciéndote esta pregunta y reflexionando sobre todo esto te aportará claridad y ayudará a dirigir tu carrera en la dirección que esperas.

2. ¿Cuál es el propósito de mi empresa?

Los expertos sugieren que intentes responder esta pregunta en una sola frase y propone que se comience desarrollando la misión del negocio: ¿Cuáles son los objetivos formales, las metas y los valores de tu empresa? Intenta elaborar un discurso claro y conciso que desgrane los principios del oficio, ya que el propósito de tu firma es la base sobre la que se fundamenta todo lo demás. Debe tener suficiente flexibilidad para crecer y permitir el cambio pero, a la par, debe ser lo suficientemente específica como para ser significativa y relevante.

Esta es una pregunta a tener en mente de manera continuada para que te acompañe en la toma de decisiones importantes. Ante cualquier cambio, tenerla presente te ayudará a mantenerte fiel a tu vocación. Evidentemente, lo más probable es que el propósito también cambie con el paso del tiempo pero ser consciente de esta trasformación te ayudará a que no se te cuelen modificaciones no intencionadas y que las ejecutes con precaución y lucidez. Estudiar el objetivo principal del negocio traerá consigo plantearse otras cuestiones importantes sobre qué se quiere que la empresa signifique para los clientes o cuál es el mercado ideal.

3. ¿En qué punto se encuentra mi negocio en estos momentos?

El propósito de esta pregunta no es otra que la de realizar una evaluación analítica y emocional: ¿Está tu empresa en el camino correcto? ¿Hay algo que no esté funcionando? ¿Qué va bien y cómo se puede reproducir en todo el negocio?

Y aquí es donde se recomienda reconocer tus emociones y ser consciente de cómo te sientes con respecto a tu empresa. ¿Qué dice tu instinto? ¿Te sientes ansioso o entusiasmado con ella? Tengas sentimientos negativos o positivos, lo importante es reconocer lo que uno cree e intentar dar respuesta a por qué se siente de esa manera. Conocer tu estado mental te ayudará a examinar cómo puede estar influyendo en la toma de decisiones y el ambiente que se está transmitiendo. Estar en sintonía con tus emociones y tener una visión clara de lo que está sucediendo con tu negocio te protegerá ante el desequilibrio y te ayudará a evitar reacciones exageradas o negativas ante las nuevas circunstancias.

4. ¿Qué lecciones estoy aprendiendo?

Todo emprendedor se enfrenta a una batalla cuesta arriba para alcanzar sus objetivos. Es clave aprender y crecer a diario, y la mejor manera de hacerlo es mediante una gran reflexión sobre las lecciones que se presentan cada día. Pregúntate si estás aprendiendo de tus errores. El fracaso forma parte del viaje de todo emprendedor, por lo que es de gran importancia preguntarse si uno aprende y crece con sus errores. Si la respuesta es negativa, será probable que uno se tropiece de nuevo con la misma piedra. Por el contrario, si la respuesta es afirmativa, estás de suerte porque aprender a dejar pasar una oportunidad o decir adiós a un cliente es una complicada lección que todo emprendedor está tratando de aprender, y nunca resulta fácil.

La próxima vez que sopeses si te arriesgas o no, trata de preguntarte: “Cuando tenga 80 años, ¿lamentaré no haberlo hecho?” Por ejemplo, Jeff Bezos asegura hacerlo como una forma de saber si se arrepentirá de no llevar a cabo una acción en sus negocios.  

5. ¿Qué es lo próximo que debo hacer?

Como emprendedor, siempre debes estar anticipando lo que vendrá después. Esta es la pregunta que te saca de la rutina diaria y te hace analizar el panorama general para valorar cuáles son los próximos pasos a tomar en tu negocio. ¿Qué tendencias o intereses cambiantes están surgiendo que pueden afectarte? Hoy en día todos somos conscientes de la variabilidad de todos los mercados porque el cambio es inevitable. Las empresas que sobreviven ven venir la ola y comienzan a hacer ajustes con mucha antelación. La innovación es clave en el éxito de cualquier compañía y aquellos que aprovechen la oportunidad podrán mantener su lugar en el futuro. Por eso, cuando te preguntas “¿qué sigue?”, los expertos aconsejan que te quites la venda de los ojos y analices tu situación con una mente curiosa y abierta. Asegúrate de estar abierto a nuevas ideas y adoptar soluciones creativas.

Considero que conocer el porqué de estas cinco preguntas puede resultar de gran ayuda a todo aquel que regente un negocio y hacerlo a diario es uno de los objetivos que espero cumplir este comienzo de curso.

Photo on Foter.com

0 Comments

Archivos

Comentarios recientes

© 2017 LORE TREVIÑO COMUNICACIÓN 360, Todos los derechos reservados.
Diseñado y desarrollado por BinPar - Digital Quality