Blog
12/05/2016 Blog, Comunicación Corporativa, Emprender

Mi primera experiencia en televisión

Portavoz
Mi cliente más reciente está haciendo que desarrolle nuevos aspectos de la comunicación corporativa. Si bien es cierto que hace algunos años tuve la ocasión de ejercer de portavoz y ofrecer varias entrevistas radiofónicas en nombre de la empresa que representaba, este último me ha llevado a la televisión. Y no a cualquier programa, sino al informativo de Televisión Española.

Una vez superado el primer shock de “me van a entrevistar como portavoz de una gran compañía para el informativo de TVE1”, me centré en preparar los mensajes clave de la campaña, tal y como explicaba en un post hace algunos meses, y los temas susceptibles a tratar, junto con mi cliente y contrastándolo con el periodista del ente público. Una vez definidos, los redacté y me los estudié. Elaboré frases cortas, sencillas y directas. Todo el que me conoce sabe que generalmente peco de hablar demasiado rápido, por lo que me esforcé en intentar vocalizar y transmitir la información con calma y enfatizando las palabras de manera correcta. Tener en casa a un logopeda resultó muy ventajoso, y gracias a sus consejos mejoré mi dicción y la velocidad del habla.

Pero ¿cómo me visto? De oscuro, demasiado seria, mejor algo de color, collar sí o no… Llamé a un amigo que es director de fotografía y cámara para pedirle consejo y me sugirió que evitara las rayas y la ropa con dibujos geométricos. Y sobre todo, que estuviera tranquila y disfrutara de la experiencia. Finalmente opté por un vestido negro y una chaqueta de ante beige: un estilo sobrio y sencillo. Ya estaba lista para partir a la grabación.

Cuando llegamos a Torrespaña y pasamos el control de seguridad, el periodista, muy amable, vino a buscarnos y nos llevó a la redacción. Radio por un lado, los periodistas de edición por otro, los de política, sociedad, economía… Mis ojos debían ser como los de un niño en una tienda de juguetes. Saludé a varios periodistas que conocía de otras colaboraciones y me presentaron a las realizadoras y cámaras que, junto con el periodista, me iban a entrevistar. Me conectaron el micrófono, me indicaron dónde y cómo colocarme y me relajé. Miré a mi alrededor y vi llegar a Ana Blanco. Lo que os digo, como los niños.

Los cambios de último momento provocaron que tuviera que recopilar información diferente a la que llevaba preparada, pero las facilidades de comunicación de hoy en día simplificaron el proceso. Eso sí, nada de lo que me había estudiado servía, así que hubo que responder sobre la marcha. Al no ser una entrevista en directo, pudimos repetir un par de veces. Apuntaron mi nombre y cargo, y me dijeron que lo editarían para emitirlo dentro de un reportaje general sobre viajes de Semana Santa, en dos o tres días.

Y llegó el esperado día. Cuando me levanté, acababa de saltar la noticia del atentado en el aeropuerto y el metro de Bruselas. Evidentemente, el tema se cayó, la escaleta del programa de televisión cambió por completo y ya no había lugar para hablar de nada que no tuviera que ver con el horrible atentado islamista. “Ha sido una bonita experiencia”, pensé, “y continuaré trabajando para que haya más ocasiones en el futuro”.

El lunes de Pascua, a las 21h, me avisaron de que iban a incluir una parte de la entrevista en un reportaje sobre los viajes de Semana Santa que se emitiría hacia el final del informativo. ¡Entonces sí que me puse nerviosa! No aparté los ojos de la tele más que para hablar con mi familia y pasar los nervios en compañía. Que si sale ahora, no, espera, que igual se vuelve a caer… Y lo emitieron. La entrevista estaba enfocada para antes de las vacaciones y, como ya habían pasado, los profesionales de TVE lo editaron para poder salvar una pequeña mención. Desde aquí les agradezco el esfuerzo y el detalle.

Mis abuelas dicen que fue demasiado corto, que casi ni se dieron cuenta de que salía en la tele. Si por ellas fuera, tendrían que dedicarme un programa entero, pero es que no conocen el valor ni saben lo que cuestan quince segundos en el informativo de la noche de la televisión pública. Ese día el programa tuvo cerca de tres millones de audiencia. Todo un hito en mi carrera profesional.

0 Comments

Archivos

Comentarios recientes

© 2017 LORE TREVIÑO COMUNICACIÓN 360, Todos los derechos reservados.
Diseñado y desarrollado por BinPar - Digital Quality