Blog
24/06/2015 Blog, Comunicación en el día a día, Creatividad, Marca

Manzanas, refrescos y caramelos, casos de éxito en la creación de nombres

Naming

No es la primera vez que escribo sobre la importancia del nombre, ese término que comunica de forma clara el posicionamiento y la personalidad de la marca, pero esta vez recojo las curiosidades relacionadas con las denominaciones de empresas archiconocidas como Nokia, Apple, Coca Cola o Chupa Chups.

Desarrollar el concepto que ocupa un papel estratégico en la identidad corporativa de toda empresa no es tarea fácil. El sustantivo que se escoja debe ser adecuado para el producto que representa, apelar a los valores principales de la empresa y destacar los rasgos que la diferencian de su competencia. Es importante que el término que se elija sea breve (una palabra mejor que dos), que no caiga en convencionalismos ni en extravagancias, y que sea fácil de recordar.

La precaución es fundamental a la hora de seleccionar el nombre de una empresa y tener cuidado con las palabras que puedan tener un significado ofensivo en otros idiomas. Y si no, que se lo pregunten a Nokia. Al seleccionar el nombre de la línea de móviles “Lumia” no fueron conscientes del significado de este término en la lengua castellana (prostituta). Extintores Palma Peña o el Restaurante oriental Tan Dao Vien tampoco lo debieron pensar demasiado.

Pero hablemos de las historias que hay detrás de las marcas más famosas que, a falta de errores, recogen anécdotas curiosas:

Apple

En este vídeo, un joven Steve Jobs explica su forma de seleccionar el nombre de una de las empresas más revolucionarias del siglo XXI. Al carecer de mejores propuestas, la necesidad de disponer de un nombre comercial les hizo optar por Apple Computer.  Su gusto por las manzanas y el hecho de que fuera el término que estaba delante de la empresa en la que Jobs había trabajado previamente, Atari, en el listín telefónico fueron las razones por la que seleccionó esta denominación. En palabras de su creador, buscaban “la simplicidad y la sofisticación”, valores que consideraron representaba la manzana. Aunque Atari, empresa de videojuegos, dejara de existir hace unos cuantos años, su nombre merece una mención: en japonés significa “dar en el blanco”, un término más que adecuado para una empresa de gaming.

 

Coca Cola

Su historia comienza en 1886, cuando el estadounidense John Styth Perberton elaboró una bebida no alcohólica a partir de hojas de coca y de extracto de nuez de cola, que comenzó a gozar de gran popularidad por su agradable sabor y por sus virtudes refrescantes. ¿Quién no ha probado esta mítica bebida? Los cientos de miles de euros que invierten al año en marketing, publicidad y comunicación son responsables del gran engagement que genera el refresco de fórmula secreta.

En lo que a naming se refiere, Coca Cola fue creadora de una de las mayores campañas a favor la personalización, la herramienta más poderosa para poder proporcionar al cliente una experiencia memorable. El inconfundible éxito de la creación de las latas con nombres propios proviene de la agencia Ogilvy, cuya campaña Share a COKE, lanzada principalmente en Australia, tenía como objetivo aumentar el consumo de su refresco entre los jóvenes.

Share a Coke from Ogilvy Australia on Vimeo.

No solo cumplieron su propósito, alcanzando un incremento de consumo en jóvenes del 7%, sino que además consiguieron más de 18 millones de impresiones en medios y un aumento en el tráfico del 870% en la página de Facebook.

 

Chupa Chups

Enric Bernat registró en 1955 este caramelo “con palo” para que los niños ni se atragantaran ni se mancharan al comerlo. Aunque su intención inicial fuera llamarlo Gol, por la relación del caramelo redondo (balón) y la boca abierta (portería), contrató los servicios de una agencia de publicidad y acabó bautizando el producto con el nombre de “Chups”. La primera campaña radiofónica, con la canción “Chupa, Chupa el Chupa Chups”, se encargó de proporcionarle el nombre definitivo a su nuevo invento. Su pegadiza sintonía provocó que todo el mercado lo llamara “Chupa Chups” y en 1961 adoptó el nombre actual.

1 Comment

Archivos

Comentarios recientes

© 2017 LORE TREVIÑO COMUNICACIÓN 360, Todos los derechos reservados.
Diseñado y desarrollado por BinPar - Digital Quality