Blog
25/02/2015 Blog, Comunicación 360, Comunicación en el día a día

“Gracias por fumar”: manual de relaciones públicas

Cartel película Gracias por Fumar

Cartel de la película “Gracias por Fumar”

El poder de la palabra siempre ha sido importante, pero más aún si cabe en la actualidad: el modo de presentar la información crea tendencia y corrientes de opinión, y puede incluso llegar a facilitar la aceptación de decisiones o ideas determinadas, por muy injustificables que éstas pudieran ser en un principio. Con esta idea en mente volví a disfrutar, recientemente, de una de las películas de referencia para todo el que se dedica o le interesa el arte de las relaciones públicas.

Del uso de la palabra trata ‘Gracias por Fumar’ (‘Thank You For Smoking’, 2006). La película se centra en la vida de Nick Naylor (Aaron Eckhart) un hábil portavoz de las compañías tabacaleras estadounidenses que se ocupa de suavizar su imagen ante los consumidores, utilizando su gran capacidad oratoria y de persuasión. Su labor diaria como relaciones públicas no es mentir sobre las consecuencias del tabaco, sino filtrar la verdad, disfrazarla y desviar la atención, apelando a la libertad del individuo para elegir. Cuando un proyecto político intenta poner un distintivo de veneno en las cajetillas, Nick tiene que lidiar con ello y plantea recuperar el prestigio perdido acudiendo a Hollywood y sus películas. Su hijo pequeño Joey, distanciado desde el divorcio, le acompaña en su viaje, creándole en ocasiones ciertas dudas morales sobre su trabajo.

La película tiene un buen reparto, ritmo narrativo y unos grandes diálogos, aunque quizá en la parte final pierda un poco su tono irreverente (y con ello algo de frescura) y tiende a caer en tópicos fáciles y previsibles. Otra de sus grandes virtudes, a mi parecer, es que no se posiciona en ningún bando intentando influir en el espectador, sino que solamente expone los intereses y maneras de actuar de unos y otros: consumidores, políticos, periodistas y sectores polémicos como el tabaco, el alcohol o la industria armamentística.

Creo que es una interesante y entretenida comedia, llena de ironía, que puede verse como un buen manual de persuasión y manipulación de la opinión pública. El carisma del protagonista, la seguridad y rapidez de sus ideas y lo sencillo de sus razonamientos para identificarse con la audiencia consiguen su objetivo: convencerla o, al menos, hacerle dudar de su postura inicial.

1 Comment

Archivos

Comentarios recientes

© 2017 LORE TREVIÑO COMUNICACIÓN 360, Todos los derechos reservados.
Diseñado y desarrollado por BinPar - Digital Quality