Blog
24/09/2014 Blog, Comunicación 360, Comunicación interna, Identidad Corporativa, Marca

La importancia del nombre

name1

Esos sustantivos que nos representan, que hablan de quiénes somos. Decía Platón que todas las cosas tienen un nombre natural; innato o ficticio, la clave está en encontrar ese término que comunica de forma clara el posicionamiento y la personalidad de la marca, concepto que ocupa un papel estratégico en la identidad corporativa de toda empresa.

Existen cientos de denominaciones empresariales que no carecen de gancho, de atractivo. No funcionan y lastran la imagen del negocio, impidiendo que éste evolucione. Hoy en día, es difícil encontrar compañías que se mantengan igual durante años y años, que no hayan tenido que cambiar, adaptarse a la nueva situación. No hablo solamente de la crisis; el mercado evoluciona como lo hace la sociedad, y la empresa que no se dé cuenta de la necesidad de adaptarse corre el riesgo de caducar.

Cambiar de nombre a una empresa que ya existe, que ya cuenta con valores y características definidas, que tiene su historia, no es tarea fácil. No es como empezar de nuevo y definir desde cero quién soy o quién quiero ser. Pero cuando sientes que tu marca no te define, que está anquilosada en quien eras en el pasado, en definitiva, que no te representa, es necesario tomar la decisión de reemplazarlo. Habitualmente el cambio de nombre se da como consecuencia de grandes modificaciones, de prósperos avances y mejoras en una compañía. En definitiva, suelen ser el resultado de la necesidad de dotar a las marcas de innovación y dinamismo.

Un buen nombre define a la compañía que representa, apela a los valores principales de la empresa y destaca los rasgos que la diferencian de su competencia. Es importante que el sustantivo que se elija sea breve (una palabra mejor que dos), un término que no caiga en convencionalismos ni en extravagancias, y que sea fácil de recordar. Hay que ser precavido con las palabras que puedan tener un significado ofensivo en otros idiomas, o si se trata de una empresa internacional, es recomendable evitar las denominaciones impronunciables. Existen más de 14.000 nombres registrados, por lo que es básico revisar que no lo haya cogido otra empresa y legalizar el uso de la misma.

Enfrentarte a un cambio de marca es una inmejorable ocasión para volver a definirte. Analizar quién eres y quién quieres llegar a ser. Redescubrir e incluir nuevos valores empresariales, realizar un trabajo de introspección y análisis que el día a día nos impide llevar a cabo.

Photo credit: ©athrine / Foter / CC BY-NC-SA

0 Comments

Archivos

Comentarios recientes

© 2017 LORE TREVIÑO COMUNICACIÓN 360, Todos los derechos reservados.
Diseñado y desarrollado por BinPar - Digital Quality