Blog
09/07/2014 Blog, Comunicación 360

“He venido a hablar de mi libro”

entrevista 3

Recuerdo con cariño mi época de periodista. Me vienen a la mente, sobre todo, los momentos que pasé con personas interesantes a las que tuve la ocasión de entrevistar. Y es que de todos los géneros periodísticos, realizar entrevistas era lo que más me gustaba. Preparaba a conciencia la batería de preguntas, me informaba o leía libros de los escritores antes de entrevistarlos. Puede que fuera por mi juventud e inexperiencia, pero nunca fui muy inquisitiva; creo que siempre fui amable y puede que hasta demasiado complaciente. Nada que ver con una de las periodistas referentes de estos tiempos, la también llamada reina de la repregunta. El siguiente vídeo, a pesar de ser una parodia, recoge ciertos aspectos sobre el periodismo en general y la entrevista en particular en clave de humor:

Desde que me fui al “otro lado”, concibo este arte de una manera completamente diferente, pasando de ser quien busca información a ser quien aconseja utilizar el medio para transmitir sus mensajes clave. Ahora considero que este género periodístico es el medio ideal para optimizar la reputación del portavoz, aumentar el interés y promocionar los productos y servicios de la empresa que representa. Tengo claro que lo más importante es lo que quieres transmitir y no la información que quiere obtener el periodista. Por eso, es muy importante ir bien preparado, controlar la situación y no dejar que el profesional de los medios nos lleve por derroteros que no nos interesan.

Una entrevista efectiva es aquella en la que el portavoz se siente confiado, habla con firmeza y seguridad. Es el entrevistado el que tiene el control de la situación, el que decide qué y cómo lo dice. Los mensajes básicos deben estar previamente establecidos para poder transmitirlos correctamente, de forma directa, concisa y con naturalidad, y reiterarlos durante la entrevista utilizando términos de comprensión sencilla. Ten en mente el titular con el que te gustaría que se publicara tu entrevista y transmite ese mensaje tanto al principio como al final del encuentro. También es ventajoso disponer de información sobre cómo es el periodista; conocer la línea editorial del medio, el ángulo informativo, si se trata de un profesional agresivo, amable o tiene por costumbre interrumpir continuamente. De cuantos más datos dispongas, mejor.

Cuando nos enfrentamos a preguntas que no nos interesan, las llamadas cuestiones hostiles, no podemos caer en el mayor error de una entrevista: responder a las preguntas que te hace el entrevistador olvidando el motivo de tu presencia ahí: “colocar” tus mensajes. Por eso, es importante recordar que no te tienes que sentir obligado a contestar a cada pregunta específicamente, sino que puedes encontrar temas clave relacionados con ella y transmitir la información que quieres. Debes aceptar la pregunta pero puedes pasar rápidamente y de manera segura a comunicar tu mensaje utilizando la técnica de “captar y pasar”. El periodista es consciente de que la has “captado” si empleas frases de transición para demostrar que has escuchado la pregunta y “pasas” a comunicar tu mensaje. A esta técnica también se le llama “construir puentes”.

Ten en mente siempre que la información es poder, que el “off the record” no existe y que mentir no es una buena opción. Y ante todo, cuando te enfrentes a una entrevista recuerda las palabras de Francisco Umbral: “he venido a hablar de mi libro”.

Photo credit: Minister-president / Foter / Creative Commons Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

0 Comments

Archivos

Comentarios recientes

© 2017 LORE TREVIÑO COMUNICACIÓN 360, Todos los derechos reservados.
Diseñado y desarrollado por BinPar - Digital Quality